Las lesiones del tendón de Aquiles

Una lesión en el tendón de Aquiles puede causar impactos graves a largo plazo en la vida de la víctima, que van desde la movilidad general hasta incluso la cantidad de peso que se puede cargar en ese lado en particular debido a la debilidad estructural del pie y la pierna en cuestión. Este tipo de lesiones ocurren debido a diferentes accidentes posibles, pero cuando alguien más es responsable de su lesión, ya sea por negligencia, imprudencia o incluso malicia, puede ser extremadamente frustrante sufrir las innumerables consecuencias y soportar este dolor.

lesión del tendón de aquiles

Afortunadamente, el equipo de Fasig | Brooks está disponible para ayudarlo a luchar para obtener la compensación que merece después de sufrir una lesión en el tendón de Aquiles que otra persona causó. Este tendón es un componente esencial de su movilidad, e incluso una lesión aparentemente menor puede causar impactos negativos generalizados, muchos de los cuales tienen daños mensurables asociados, todos los cuales estaremos encantados de ayudarlo a luchar en un asentamiento o a través de una demanda por lesiones personales.

Lea más a continuación sobre las lesiones del tendón de Aquiles y cómo un reclamo o demanda por lesiones personales puede ayudarlo a recuperar los daños que ha sufrido como resultado del comportamiento de otra persona. Lo más importante para usted, la víctima, es darse cuenta de que, ya sea que esté presentando una demanda por lesiones personales o si está presentando un reclamo ante la compañía de seguros de la parte responsable, la realidad es que el acusado tomará todas las medidas posibles para pagar. usted lo menos posible. Trabajar con un abogado de lesiones personales es la mejor manera de hacer retroceder sus esfuerzos y asegurarse de que obtenga lo que se merece, y no solo lo que ellos quieren pagar.

Determinación de fallas y cálculo de daños después de una lesión en el tendón de Aquiles

Cuando presente una reclamación de seguro después de una lesión, incluida una en el tendón de Aquiles, habrá dos preguntas importantes que responder, al mismo tiempo, para decidir finalmente a cuánto dinero tiene derecho. El primero es el de la culpa, que establecerá quién provocó el accidente y, por tanto, quién es el responsable del pago de los daños. La segunda cuestión es la de los daños reales que ha sufrido y, por tanto, la cantidad que debe pagar el responsable. Usted y su abogado trabajarán juntos para establecer la culpa, y podrá discutir este tema en gran detalle durante su consulta inicial. 

Negligencia comparativa pura en Florida

Después de un accidente que involucra a varias partes, generalmente hay una persona que la mayor tiene la culpa, pero a menudo existe la posibilidad de que incluso la víctima haya contribuido en cierta medida al accidente. En algunos estados, incluso asumir la responsabilidad por el 1% del accidente puede invalidar por completo el reclamo de la víctima, pero afortunadamente, Florida usa una regla conocida como “pura negligencia comparativa”Cuando se trata de culpar.

Usando negligencia comparativa pura, una víctima puede buscar una compensación independientemente de su negligencia, pero su adjudicación final se reducirá por la cantidad de negligencia. Por ejemplo, si contribuye con un 10% de negligencia en el accidente en el que resultó lesionado, su liquidación final se reducirá en un 10%. Esta es una regla extremadamente útil para evitar que se invalide todo su reclamo si fue negligente, pero también puede ser utilizada por la compañía de seguros o la defensa como una forma de ahorrar dinero. Su abogado luchará para asegurarse de que no acepte ninguna negligencia más allá de la que contribuyó absolutamente.

Daños económicos

Una vez que se establece la cuestión de la culpa, los daños económicos son la base de los daños que buscará en su reclamo o demanda. Incluyen cualquier daño que tenga un valor financiero asociado, como facturas médicas o salarios perdidos. Estos son los daños más fáciles de calcular, ya que vienen con recibos, facturas, declaraciones de impuestos, informes de ganancias y otras herramientas financieras. Como tal, la compañía de seguros o la defensa gastará menos energía para combatir estos daños y, en cambio, se centrará en hacer agujeros en sus daños no económicos como una forma de ahorrar dinero. 

Daños No Económicos

Los daños no económicos son mucho más complicados de calcular y, como tales, la defensa o su compañía de seguros los impugnan de manera mucho más agresiva. Buscan una compensación por daños que no tienen un valor monetario mensurable, como el dolor y el sufrimiento que ha sufrido después de su lesión en el tendón de Aquiles, o la depresión o pérdida de la calidad de vida que puede experimentar como resultado de su lesión y movilidad limitada. Hay una variedad de métodos para calcular estos daños, cada uno de los cuales es mejor dejarlo en manos de un profesional legal con experiencia para garantizar que estos cálculos se mantengan durante las negociaciones que seguirán.